Vigilia de PentecostÚs

Volver

02 de Mayo de 2012
«De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo». (Hechos 2, 2-3). 
 
Estas palabras de los Hechos de los Apóstoles nos introducen en el corazón del evento de Pentecostés, nos presentan a los discípulos que, reunidos con María en el Cenáculo, reciben el don del Espíritu Santo.  Esto, que sucedió en Jerusalén, lo queremos revivir en este tiempo como Obra.   Como entonces los Apóstoles, también nosotros queremos reunirnos en un gran cenáculo de Pentecostés para pedir la efusión del Espíritu Santo.
 
Con esta intención hemos preparado una vigilia de Pentecostés que pueda facilitarles el entrar en un ambiente de oración – en un cenáculo en donde podamos renovar nuestra consagración desde cada uno de nuestros Centros.  Este material es flexible para que puedan ajustarlo de acuerdo a sus necesidades, de acuerdo a los tiempos, usos y costumbres que se presenten en sus comunidades.
 
Deseamos de corazón que todos podamos tomar este tiempo de gracia para revivir la experiencia de Pentecostés, que podamos entrar en nuestro interior para implorar los dones del Espíritu Santo para cada uno de nosotros, para nuestra Obra, para todo el pueblo sacerdotal. 
 
Pidamos a María, Madre de Jesús y Esposa del Espíritu Santo, que nos acompañe en este Pentecostés, que nos ayude a aprender de su docilidad al Espíritu, que nos impulse a dar una respuesta plena “Fiat” a la misión que Jesús nos ha dado dentro de su Obra, para el bien del mundo y de su Iglesia. ¡Él cuenta con cada uno de nosotros!
 
Por el Consejo Central
 
 
Carolina Palos de Tager
Presidenta
 
 
Para ir al esquema de la Vigilia, presiona en el siguiente enlace
http://www.alianzadeamor.com/documentos/default.php