Noche de Dios... noche de Amor

Volver

15 de Diciembre de 2013

    Sólo Dios en su Señorío puede renunciar a su esplendor divino y descender a la miseria de un establo donde ríe y llora entre las pajas, tembloroso y frágil para que podamos encontrarlo, para que podamos amarlo. Nada puede ser más sublime, más grande, que el amor que se inclina de este modo, que desciende y se abaja por amor al hombre.
 
    Señor Jesucristo, tú que te has dignado mirarnos desde tu grandeza, en esta bendita noche levántanos, tómanos compasivamente de la mano y ayúdanos a subir a tu corazón, transformándonos y renovándonos en tu amor. 
 
   En esta Navidad, que la mirada de amor de todo un Dios acaricie a cada uno de Ustedes y a sus familias, que sea plena en bendiciones y abundante en fe, esperanza y caridad. 



Por el VII Consejo Central

Carolina Palos de Tager
Presidenta